Entradas con la etiqueta ‘tempera’

Abr
28

Hola mis querid@s roedor@s,

¡Por mil gatos peludos! Pensando en qué podía escribir para esta semana en el blog se me ha ocurrido una idea que estoy seguro de que os encantará, y a vuestras madres… ¡Aún más!

Como sabéis, el próximo domingo es el día de la madre, así que tenéis toda la semana para pensar con qué sorprenderla. ¡Requetebigotes! No hace falta gastar dinero, por eso siempre me gusta refrescaros la cocorota con alguna morrocotuda idea inspiradora… Hace tiempo, mi sobrinito Benjamin me regaló algo que me hizo muchííísima ilusión, es por eso que hoy quiero compartir la idea con vosotros. Se trata de ¡un portaretratos reciclado con pinzas de la ropa!

MATERIALES:

5 pinzas viejas de madera.
Cola blanca.
Tempera o rotuladores de colores, ¡lo que tengáis en casa!
Una superratónica fotografía para regalar a mamá (de vosotros, de vosotros con ella, de toda la familia…)

ELABORACIÓN:

1. Lo primero que tendremos que hacer es desmontar las pinzas y pintarlas. Que no se os olvide ningún rinconcito que si no luego se verá…

2. Nos esperaremos un tiempo hasta que estén secas y las pegaremos poniendo cola en un lateral como se ve en la foto.

3. Iremos pegando solo 9 trozos de los 10 que teníamos de las 5 pinzas, como se ve en la foto, es decir, dejando la cara lisa de cada parte de pinza, mirando para el mismo sitio. ¡Por mil quesos de bola! No os preocupéis por los chorros de cola, que luego casi no se ven por que se quedan transparentes, pero de todas maneras limpiarlos con un trapito… ¡Con mucho cuidado de no desmontarlo todo!

Una vez seco nos quedará una cosa más o menos así:

4. Ahora nos falta la parte más difícil: la construcción. Cogeremos el último trozo de pinza que nos queda y la pegaremos por la parte de atrás, por la parte que no es lisa, con un poquito de cola y paciencia seguro que nos quedará bien sujeto. Recordad que ¡es importante que se seque muy bien! Fijaros bien como se pone para que tenga buena inclinación y aprovechar la curva que hace la pinza para pegarla por ahí.

5. ¡Por los bigotes de mi abuela! Ya solo os falta poner una foto vuestra (la pegáis también con un poco de cola) y regalarlo a vuestra madre (¡si lo envolvéis mucho mejor!). No tengo duda de que será un superratónicomorrocotudo recuerdo…

¡Le encantará! Y estoy tan segurííísimo que yo también voy a hacerle uno con todo mi cariño de roedor a Tia Lupita, ¡porque se lo merece!

¡¡Un fuerte abrazo quesitos!!

Palabra de Stilton,

Geronimo Stilton

Aviso legal