Entradas con la etiqueta ‘samurái’

Oct
28
EL PRIMER SAMURÁI
Escrito por Geronimo Stilton
11 comentarios »

¡Hola mis querid@s roedor@s!

¿Qué tal habéis recibido el horario de invierno? ¡Recordad que había que cambiar la hora (cuando eran las 3 de la madrugada, había que retroceder el tiempo una hora, es decir, poner el reloj a las 2)! Os aviso de nuevo, no vaya a ser que mañana lleguéis tarde al colegio… ¡Aunque más de un@ pícar@ ratoncill@seguro que se hubiese querido hacer el/la despistad@! ¡Requetebigotes! Jajaja.

¡Por mil ratones de campo! Esta semana y para aquellas tardes en las que el sol desaparece ya sobre las 6 de la tarde, ¡os traigo un nuevo cómic! El pasado 23 de octubre salió a la venta El primer samurái, una superratónica historia sobre Japón y sus antepasados, estoy seguro de que os encantará y podréis viajar en el tiempo y descubrir mil y una curiosidades sobre algunos de los guerreros más antiguos e interesantes de Asia. Os doy mi palabra de honor de roedor, de que viviréis una morrocotuda aventura en la antigua Tokio de la mano de Benjamín, Trampita, Pandora y… ¡Yo mismo! Eso sí, hay que agarrarse bien fuerte los bigotes porque los Gatos Piratas están al acecho…

¿Qué hacen los Gatos Piratas en Japón en 1603 precisamente cuando el shogun está a punto de repartir los feudos entre sus servidores más fi eles? ¡Traman algo, eso seguro! Geronimo, Tea, Trampita, Benjamín y Pandora tienen la misión de desbaratar el nuevo plan de los felinos y descubrir quién intenta prender fuego a la naciente ciudad de Edo, la futura Tokio, capital de Japón.

¿Conocéis la historia de los samuráis? A mí, a pesar de mi canguelo, siempre me ha fascinado ese mundo (sí sí, ¡lo habéis leído bien!), es por eso que en cuanto me enteré de que los Gatos Piratas intentaban hacer de las suyas, supe que mi miedo no podía impedirme salvaguardar una historia tan antigua y enriquecedora como la de Japón y sus samuráis. De hecho, cuando era un roedor que apenas levantaba tres palmos del suelo recuerdo que siempre soñaba con ser tan valiente como uno de ellos. Con el afán de entrenarme, recuerdo que le pedí a mi querida Tia Lupita que me apuntara a algo relacionado, a algo que me hiciera convertirme en un verdadero guerrero samurái, y ahí empezaron mis clases de artes marciales. Es algo que no suelo contar porque realmente nunca dio sus verdaderos frutos, ya que poco más tarde mi pasión por las letras y los libros llegó, y eso hizo que dejara un poco de lado mis “entrenamientos” (y bueno, todo hay que decirlo, me dí cuenta que eso era algo que no estaba hecho para mí). Pero guardo un gratííísimo recuerdo y el cinturón con el que realicé más de una superratónica llave a mis adversarios, ¡garantizado al queso!

Ahora ha llegado el momento de que vosotr@s descubráis más sobre los samuráis y sus innumerables secretos. ¿Qué me decís? 

Palabra de Stilton,

Geronimo Stilton

 

Aviso legal