Archivo del 12 de marzo de 2012

Mar
12
UN VIAJE… ¡SUPERRATÓNICO!
Escrito por Geronimo Stilton
65 comentarios »

Hola Roedor@s,

¿Cómo estáis? Veo que estos últimos dias estáis muy poco habladores… ¡Por mil ratones de campo! ¡Echo de menos vuestros comentarios!

¿Qué tal va el concurso? ¿Es muy difícil cazar a esas criaturas ¡que tan poco me gustan!? ¡Ánimo, la recompensa puede ser morrocotuda!

Bueno, pero hoy estoy aquí para explicaros un poquito más sobre uno de mis últimos libros, La excursión a las cataratas del Niágara¡Aún recuerdo cuando me engatusaron para que yo organizara todo el viaje! Sin darme cuenta, tenía que viajar con la profesora y toda la clase de mi sobrinito Benjamín a ¡las cataratas del Niágara! Un lugar precioso, morrocotudo, superratónico… ¡Eso sí! Me encanta la naturaleza y he de decir, que siempre había querido viajar allí, así que al fin y al cabo ¡tengo que agradecérselo!

¿Conocéis Estados Unidos? ¿Canadá? ¿Las Cataratas del Niágara? ¡Me encantaría conocer vuestras experiencias! Os hago estas preguntas porque las cataratas del Niágara se encuentran en la frontera entre Estados Unidos (al este) y Canadá (al oeste) y están formadas por las aguas del río Niágara, del que toman el nombre. En el trayecto entre el lago Erie y el lago Ontario el río supera un desnivel de casi 50 metros, formando unas cataratas únicas por su potencia. Se trata de de dos cataratas distintas: en la parte canadiense se encuentran las Horseshoe Falls (cascadas de la Herradura de caballo), de una altura de casi 790 metros (¡qué canguelo!), y en la americana las Rainbow Falls (cataratas del Arco Iris), de cerca de 350 metros (¡madre mía!). ¡Cada segundo caen más de 3 millones de litros de agua! Y la mayor parte de este agua se convierte en… ¡Energía eléctrica para muchas ciudades de Estados Unidos y Canadá!

Realmente cuando estuve delante de un paisaje taaaan impresionante, os voy a reconocer que ¡hasta se me cayó alguna que otra lagrimilla de la emoción! ¡Fue realmente superratónico! Además, aprendí a montar una no, ¡unas cuantas tiendas de campaña en pleno bosque! (Gracias a la ayuda de mi hermana Tea al teléfono, todo hay que decirlo), descubrimos los distintos tipos de árboles según sus hojas, los animales autóctonos de allí, la historia del lugar e incluso ¡cómo parar un fuego!, pero sobre todo… ¡Me encantó compartir con mi sobrinito Benjamín y toda su clase esta maravillosa experiencia!

Roedor@s, ¡no os puedo adelantar más! Os invito a que descubráis vosotros mism@s La excursión a la cataratas del Niágara.

Las cataratas del Niágara

Un fuerte abrazo.

Palabra de Stilton,

Geronimo Stilton

Aviso legal